El Confín del Mundo


La hábil tarea de burlar el secuestro del movimiento



Nos han secuestrado el movimiento pero no la inquietud ni la capacidad de imaginar. Somos un complejo insectario danzante que no para aún confinado en su guarida.

En momentos extraordinarios como este urge desarrollar habilidades propias de superhéroes o bien inspirarnos en el fascinante y mucho más cercano micromundo entomológico: hormigas que combaten con ácido fórmico, pulgas con súper saltos, luciérnagas con poder de luminiscencia, insectos hoja con increíble poder de camuflaje...

Echemos mano de nuestro poderoso anticoagulante creativo y utilicemos  lenguajes que habiten el espacio confinado; esos lenguajes que nos hacen viajar, sanar y metamorfosear.

Quizá estemos ante el final de la danza como la conocíamos hasta ahora. Quizá nos demos cuenta del verdadero poder de este arte relegado. Quizá haya un nuevo mundo escénico por descubrir.

Nuestra liberación podría ir acompañada de una aproximación vertiginosa de la naturaleza invisible que reconquista los lugares que le fueron arrebatados. En ese caso, tendríamos la oportunidad de revivir experiencias de los antiguos exploradores, de adentrarnos en paisajes desconocidos e inspiradores que bien podrían ser los nuevos escenarios.


Elías Aguirre

29 abril de 2020.
DID









#LADANZACUENTA

En 2020 celebramos el Día Internacional de la Danza desde una situación de confinamiento extraordinaria, con una crisis sanitaria mundial nunca antes vivida en nuestra historia contemporánea. Son tiempos difíciles para todos, también para la danza. Este 29 de abril, no podremos salir con normalidad a la calle, a los teatros, a las escuelas, a los estudios de danza… no podremos encontrarnos físicamente para bailar juntos/as. Pero desde esta situación extraordinaria, las compañías y profesionales de la danza seguimos conectadas para repensar nuestro regreso, que ya no será al mismo lugar que dejamos. Tampoco el futuro será lo que imaginábamos hace unos meses. Queremos y deseamos que sea un lugar mejor.


Vamos a poner nuestros cuerpos a trabajar y bailar para ello. Estamos convencidos/as de que la danza y el movimiento serán necesarios en la tarea que tenemos por delante como sociedad. Sabemos también que desde hoy, somos testigos del sentir de los cuerpos, individuales y colectivos. Desde este convencimiento, hemos querido recoger la memoria de los tiempos que estamos viviendo los y las profesionales de la danza. Esta página, compuesta por diversas voces de la danza, es nuestro primer gesto –a modo de coreografía colectiva– sobre el tiempo por venir, que compartimos en el Día Internacional de la Danza 2020.

© Emprendo Danza, 2020 © de los textos: sus autoras/es